mail
Diciembre 2015

La información que difundo en este boletín no la brindo con el propósito de diagnosticar enfermedades, ni sugerir tratamientos. Tampoco pretende reemplazar la consulta con un profesional médico. Simplemente, intento compartir datos que considero muy relevantes y que no han tenido la difusión, que estimo es necesaria para gozar de una plena salud.

Beneficios del Magnesio (Segunda Parte)

por Martín Braunstein
 
Funciones del Magnesio
Su presencia es fundamental para asimilar y fijar el calcio. Asimismo, el Magnesio tiene capacidad para reducir las calcificaciones patológicas que se caracterizan por la acumulación de este mineral en tejidos blandos como riñones, vesícula biliar y arterias que se manifiestan como cálculos renales, piedras biliares y arterioesclerosis.

Problemas Cardíacos y Magnesio
Cuando la medicina se plantea cómo surgen las dolencias cardíacas, principalmente discute acerca del desarrollo de la arterioesclerosis, en la cual las arterias se ven obstruidas y/o endurecidas debido a la acumulación de una sustancia llamada PLACA que además contiene depósitos de calcio.

Triglicéridos e hipertensión también son factores de riesgo, pero su análisis quedará pendiente para otra entrega.

En teoría, de encontrarse como prevenir la arterioesclerosis, se podrían evitar la mayor parte de los problemas cardíacos como infarto, angina péctoris y trombosis.

A partir de 1990 se impuso una teoría de los Dres. Fuster y Libby, que explica a la arterioesclerosis, como la respuesta ante una inflamación crónica de las arterias.

Esta inflamación consiste en una respuesta inmune de nuestro cuerpo para enfrentar una herida o daño vascular, que se trata de reparar enviando al sitio lastimado tanto colesterol, como glóbulos rojos, minerales y sustancias coagulantes. Así se forma la placa arterioesclerótica.

Parte de esta placa (llamada «placa vulnerable») puede desprenderse de las arterias y con los anticoagulantes de la sangre, dar lugar a los llamados trombos que sí pueden obstruir una arteria, creando las condiciones ya sea para un infarto o para un accidente cerebrovascular (ACV).

Idealmente, el calcio que forma parte de la placa arterioesclerótica, le confiere estabilidad y debería impedir tanto su ruptura como prevenir que se formen trombos. Pero lamentablemente, esto no siempre sucede.

El enfoque tradicional de reducir el colesterol mediante las drogas llamadas estatinas es cada vez mٔás controvertido. Más allá de los efectos colaterales que presentan estas drogas, estudios recientes sugieren que las estatinas pueden prevenir eventos cardiovasculares sólo en pacientes que ya hayan tenido episodios cardíacos (1). Sin embargo, las estatinas  poco y nada previenen en personas que más allá de su colesterol elevado, nunca haya tenido problemas cardíacos (2).

Hambre de Nutrientes
Quien realiza una huelga de hambre puede vivir entre 30 y 60 días. Si aparte opta por no beber agua, la supervivencia no excederá de una semana. La razón es clara. Privado de combustible nuestro organismo deja de funcionar.

Nuestro corazón requiere cantidades monumentales del combustible celular llamado ATP (Adenosin Trifosfato). Pero si las células carecen de suficiente Magnesio, no se logra activar al ATP. Este modelo acerca del funcionamiento cardíaco, fue propuesto y explicado por la investigadora médica de la Universidad de Harvard Dra. Joanne Ingwall.

Sin esta energía, el corazón, las arterias y las venas comienzan a deteriorarse provocando la muerte de las células cardíacas, que a su vez conduce a la RESPUESTA INFLAMATORIA crónica que se traduce como el endurecimiento arterial descripto por Fuster y Libby.

Otras investigaciones desarrolladas previamente por la Dra. Mildred Seelig, demuestran que la carencia de Magnesio está directamente relacionada con las arritmias y el ataque cardíaco.

Estrés y Magnesio
El estrés forma parte de nuestra respuesta evolutiva ante los desafíos la supervivencia en un medio hostil. No es lo mismo el estrés circunstancial de un animal depredador que esté por comernos, que el estrés crónico por cuestiones emocionales, afectivas o psicológicas.

Pero en ambos casos de estrés existen factores comunes. El primero es que en situaciones de estrés nuestro organismo segrega las hormonas adrenalina, cortisol y aldosterona. El segundo factor, es que justamente es el Magnesio el mineral que regula la producción de estas hormonas.

Por lo tanto, una situación crónica de estrés (por la causa que sea), provoca un consumo notable de nuestras reservas de Magnesio, las que son dilapidadas para mantener a raya a estas tres hormonas. Ahí tenemos una de las principales causas de carencia de Magnesio en la vida actual.

Calcio y Magnesio
Además de activar al ATP que es nuestro combustible celular, el Magnesio es un regulador de los niveles de calcio en nuestro cuerpo. De hecho actúa como su antagonista. Tanto el Magnesio como el Calcio son electrolitos (moléculas con carga eléctrica) y ambos deben estar en equilibrio.

Ante carencias de Magnesio, el calcio puede inundar las células creando un desequilibrio electrolítico que se puede manifestar como arritmia, angina péctoris, contracción ventricular e hipertensión.

La bioquímica de nuestro cuerpo ha evolucionado para acumular tanto calcio como sea posible y a desprenderse muy fácilmente del Magnesio. En las circunstancias actuales de vida, esto es muy perjudicial.

Constipación y Magnesio

El estreñimiento tiene causas diversas, algunas relacionadas con la dieta, (especialmente con la carencia de fibra), con la contracción o relajación del músculo púbico-rectal y con una deshidratación exagerada de las heces que limita al peristaltismo del colon.

He observado que cuando una persona constipada aumenta su ingesta de Magnesio, mejora llamativamente la movilidad intestinal. Claramente el Magnesio mejora la capacidad de contracción muscular y una de sus consecuencias es  regularizar la evacuación.

Referencias Bibliográficas:
1) Baigent, C. et al. «Efficacy and safety of cholesterol-lowering treatment: prospective meta-analysis of data from 90.056 participants in 14 randomized trials of statins. Lancet. 2005,366:1267-1278.

2) Ray, K.K. et al. «Statins and all-cause mortality in high-risk primary prevention: a meta-analysis of 11 randomized  controlled trials involving 65.299 participantas. Archives of Internal Medicine 2010: 170(12): 1024-1031.

NEWSLETTERS ANTERIORES
¿Te perdiste un newsletter anterior? ¿Lo borraste accidentalmente? ¡No importa! Si usás un dispositivo móvil (ya sea celular o tablet) podés acceder a las ediciones anteriores haciendo click en http://www.iclaplata.com.ar/movil/newsmovil.html Si utilizás una PC de escritorio te conviene leerlos desde http://www.iclaplata.com.ar/pc/newsleter.html

 
--
www.iclaplata.com.ar | Contactomessage
--