mail
Enero 2016

La información que difundo en este boletín no la brindo con el propósito de diagnosticar enfermedades, ni sugerir tratamientos. Tampoco pretende reemplazar la consulta con un profesional médico. Simplemente, intento compartir datos que considero muy relevantes y que no han tenido la difusión, que estimo es necesaria para gozar de una plena salud.

Acerca del Envejecimiento

por Martín Braunstein


Uno de los investigadores más relevantes del siglo 20 y 21, es sin duda el Dr. Bruce Ames, quien a sus jóvenes 87 años, es uno de los 100 investigadores más citados a nivel mundial por sus trabajos científicos publicados.



Se trata de un bioquímico, cuya teoría acerca del envejecimiento y cómo prevenir sus efectos decadentes en nuestra calidad de vida, merece nuestra atención.

Sus trabajos buscan prevenir principalmente la incidencia del cáncer, el deterioro neurocognitivo (demencia senil y Alzheimer), las enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebro-vasculares.

Actualmente el Dr. Ames es investigador del Hospital Pediátrico de Oakland (California) y profesor emérito de bioquímica  y biología molecular de la Universidad de Berkeley. Quien quiera profundizar en sus trabajos, puede acceder a ellos a través de su sitio web que es http://www.bruceames.org/

La teoría del Dr. Ames señala los siguientes aspectos:
-Gran parte de la humanidad padece una desnutrición crónica de micronutrientes, la cual involucra a 40 elementos (entre vitaminas, 15 minerales esenciales, ácidos grasos y aminoácidos).

-No hay que confundir la carencia aguda de micronutrientes que provoca raquitismo (por falta de Vitamina D), escorbuto (por carencia de Vitamina C) o  Beri-Beri (por escasez de vitaminas B), con la desnutrición crónica por no incorporar los niveles óptimos de los micronutrientes que previenen trastornos degenerativos.

-Esta desnutrición crónica de micronutrientes varía de acuerdo al tipo de alimentación predominante en el país donde uno vive, a la disponibilidad y escasez de ciertos alimentos. Esta carencia pasa inadvertida porque sus efectos se ven sólo a largo plazo.

-Es altamente razonable suplementar estas carencias, ya que su costo es muy bajo y las chances de prevención son muy altas. Al día de hoy, se sabe que la dieta incide un 30% en la posibilidad de padecer cáncer.  Además, es también 30% la incidencia del hábito de fumar en ciertos tipos de cáncer.

-Durante nuestra evolución como humanos, hemos enfrentado muchos períodos de carencia micro-nutricionales que afectaron al metabolismo de las proteínas y enzimas. Ya sea por guerras, fracaso de cosechas o pertenencia a clase social, nuestros antepasados sufrieron restricciones de acceso a algunos tipos de alimentos específicos.

-Ante la carencia de un micronutriente esencial, nuestro metabolismo se rebalancea a favor de la supervivencia a corto plazo priorizando la subsistencia en el aquí y ahora. Pero, al mismo tiempo sacrificando funciones metabólicas que se pagan muy caro durante nuestra vejez, al precio de enfermedades crónico-degenerativas.

-En otras palabras, tiene cierta lógica que la Naturaleza haya previsto priorizar nuestra supervivencia a corto plazo para asegurar la reproducción de nuestra especie, por sobre mantener nuestra buena salud a largo plazo.

PREVENIR o CURAR
Me acuerdo cuando era chico el relato de la fábula acerca de la hormiga previsora que trabajaba arduamente durante el Verano, mientras que la cigarra se daba la gran vida. Pero cuando llegó el Invierno, la hormiga estaba bien preparada, mientras que la cigarra enfrentó la cruda realidad de su imprevisión.

Prevenir mientras estamos sanos, es mucho mejor que tratar de arreglar una falla que podríamos haber anticipado en salud. Sin embargo, tenemos una sensación de falsa eternidad y como nos «sentimos bien», tendemos a postergar indefinidamente la toma de decisiones que son relevantes para nuestra salud. Hasta que una desgracia propia o familiar nos recuerda nuestra pereza.

¿COMO INFLUYEN LAS CARENCIAS MICRO-NUTRICIONALES?
-Daño a nuestro ADN:
El ADN es nuestro «manual de instrucciones» para regenerar todo nuestro cuerpo. Es un código preciso y ordenado. Pero puede alterarse y comenzar a producir «copias defectuosas», de ahí al cáncer hay sólo un paso. Hay que cuidar nuestros niveles de hierro, magnesio, zinc, vitaminas C, B6, K2, ácido fólico y biotina.

-Daño a nuestras Mitocondrias:
Cada una de nuestras células posee unas 2.000 mitocondrias. Se trata de las usinas donde se produce la energía celular que es el ATP (adenosin trifosfato). Así como un automóvil de 6 cilindros, puede aun funcionar con 5 cilindros pero de manera defectuosa, nuestro organismo también puede subsistir en estados crónicos de mala salud.  

-Disfunción del Sistema Inmune:
Es evidente la propensión de los ancianos hacia las neumonías. En muchos casos una breve internación en una clínica provoca el contagio con una cepa intrahospitalaria y el deceso se produce por esta infección antes que por la dolencia primaria.

-Inactivación de Proteínas Esenciales:
La carencia de Vitamina K2 impide la correcta activación de al menos 11 proteínas que son dependientes de su presencia como la osteocalcina, la matrix gla proteína, la periostina y la Ga6.

-Estrés oxidativo:
Mitocondrias que trabajan a media máquina generan residuos oxidativos que son tóxicos.

-Envejecimiento celular:
Está comprobado que carencias moderadas de vitamina B6, magnesio y biotina acortan la vida de nuestras células provocando su apoptosis (muerte).

GRANDES CARENCIAS, GRANDES EXCESOS
La dieta prevaleciente en nuestro país provee un exceso de grasas de mala calidad, proteínas en demasía y azúcares que no nutren.

En resumen, el exceso de calorías y grasas va unido a una significativa carencia de micronutrientes como Omega3, vitaminas D y K, Magnesio, Zinc, Hierro, Selenio, etc.

Como la deficiencia de estos micronutrientes no provoca daños a corto plazo, su importancia queda lamentablemente relegada. Total la factura se paga más tarde y de la peor manera.

Y lo peor es que no logramos conectar causas con resultados. Se termina suponiendo que las penosas y más tristes consecuencias de la vejez son inevitables. Pero esto no es así.

En la próxima entrega, avanzaré sobre un tipo de desayuno que compensa buena parte de todas las carencias nutricionales prevalecientes en nuestra época.



NEWSLETTERS ANTERIORES
¿Te perdiste un newsletter anterior? ¿Lo borraste accidentalmente? ¡No importa! Si usás un dispositivo móvil (ya sea celular o tablet) podés acceder a las ediciones anteriores haciendo click en http://www.iclaplata.com.ar/movil/newsmovil.html Si utilizás una PC de escritorio te conviene leerlos desde http://www.iclaplata.com.ar/pc/newsleter.html

--
www.iclaplata.com.ar | Contactomessage
--