mail
Enero 2016

La información que difundo en este boletín no la brindo con el propósito de diagnosticar enfermedades, ni sugerir tratamientos. Tampoco pretende reemplazar la consulta con un profesional médico. Simplemente, intento compartir datos que considero muy relevantes y que no han tenido la difusión, que estimo es necesaria para gozar de una plena salud.

Un Desayuno Extraordinario

por Martín Braunstein


Una forma sencilla y práctica de incorporar valiosos micronutrientes, es a través de un desayuno integral sin cocción, que nada tiene que ver con lo que tradicionalmente se asocia a esta primera y fundamental comida del día.

Es curioso como en diferentes culturas, la palabra «desayuno» tiene apelaciones que nos revelan su gran importancia. Sin embargo, ya sea por falta de tiempo o desinterés, en nuestra época suele ser la comida menos importante y más descuidada.

Por ejemplo, en Castellano esta palabra se descompone en DES y AYUNO, que justamente significa «Salir del Ayuno» de entre 9 y 12 horas, que transcurren desde nuestra última cena, hasta el momento en que nos despertamos en la mañana.

En Inglés, la palabra para desayuno es Breakfast que nuevamente puede analizarse como BREAK (romper) y FAST (ayuno). Mientras que en Alemán, se usa el vocablo Frühstück (literalmente, «Primera Mordida»).

Por la mañana temprano, se tiene poco tiempo disponible. Si como habitualmente sucede por estas latitudes, hemos cenado tarde y hecho la digestión mientras dormíamos, es muy probable que nos levantamos con poco apetito, lo cual genera un círculo vicioso que se prolongará negativamente a lo largo de todo el día.

La preparación del desayuno que propondré seguidamente, en realidad comienza durante la noche anterior a su ingesta. Esto tiene que ver con un proceso fermentativo ácido-láctico que  favorecerá su posterior asimilación.

 

Los Ingredientes



Semillas enteras de CHIA
25 a 30 gramos, equivalentes a tres cucharadas soperas colmadas. Son fuente de Omega 3, calcio, magnesio, proteínas de alta calidad y fibra soluble.

Polen
25 a 30 gramos, equivalentes a tres cucharadas soperas colmadas. El polen es recolectado por las abejas y está constituido por los espermatozoides de la parte masculina de las flores. Su composición y valor nutricional varía del acuerdo al origen floral y a su procesamiento.

Habitualmente se lo seca artificialmente a 40 grados, lo cual le quita humedad y facilita su conservación, pero al mismo tiempo le resta valiosas enzimas que son muy importantes. El polen contiene entre 8% a 25% de proteínas y fundamentalmente oligoelementos como el selenio. Idealmente hay que consumir Polen Fresco Congelado.

Cada pelotita de polen es en realidad la unión de cientos de miles de espermatozoides florales cuya cubierta está formada por celulosa. Nuestros jugos gástricos no son lo suficientemente ácidos para digerir la celulosa.

Por lo tanto, es necesaria la acción fermentativa ácido láctica y nocturna que asegurará su digestibilidad. Caso contrario, el polen será expulsado sin aprovechar sus maravillosas propiedades nutritivas.

Kefir
Es una bebida probiótica que se logra fermentando durante 24 a 48 horas un sustrato azucarado, ya sea leche que tiene el azúcar lactosa u otra alternativa.

En Asia Central se hacía originalmente con leche. Pero la leche de hoy, que es: ultrapasteurizada, reconstituída a partir de leche en polvo y procedente de animales saturados de antibióticos y hormonas, poco tiene que ver con el producto obtenido hace 50 años.



El Kefir se elabora muy fácilmente a partir de agua y Azúcar Integral Mascabo. En Internet sobra información acerca de cómo hacerlo. Alcanza con elaborar un par de litros una vez por semana.

El Kefir contiene bacterias ácido lácticas, algunas bacterias ácido acéticas, bifidobacterias y levaduras que lo convierten en un aliado insustituible para conservar y mejorar nuestra flora intestinal.

Finalmente, el Kefir es lo que permitirá degradar la cubierta de celulosa que envuelve a cada grano de polen y representará a la parte líquida y bebible de nuestro desayuno.

Alga Espirulina
Con 7 gramos de espirulina que equivale a un cucharadita de te colmada, incorporamos betacarotenos, vitaminas del grupo B, proteínas y aminoácidos esenciales. Dentro de sus minerales y oligoelementos, están presentes: magnesio, manganeso, zinc, calcio, fósforo y potasio.

Nueces
Nos brindan vitamina E, vitaminas B, potasio, ácidos grasos poliinsaturados, fibra, proteínas, calcio, fósforo y hierro. Es necesario que estén en remojo durante la noche, luego tirar el agua y enjuagarlas bien. De no estar correctamente hidratadas, su digestibilidad será inferior a la óptima.

Semillas de Girasol Peladas
Son fuente de ácido fólico, fósforo, potasio, magnesio, vitamina E y proteínas. Deben hidratarse durante la noche junto con las nueces, luego enjuagarlas antes de incorporarlas al desayuno.

Melaza de Caña
Es un subproducto de la elaboración de la caña de azúcar. Su textura es viscosa, su color es oscuro y su sabor punzante es bien característico. Es una fuente inmejorable de cobre, hierro, calcio, magnesio y vitamina B6.

Levadura Nutricional
A diferencia de la levadura fermentativa que se usa para panificación, la levadura nutricional ya no tiene capacidad para fermentar y es generalmente un subproducto de la elaboración de la cerveza. Tiene al menos 35% de proteínas, vitaminas del grupo B, zinc, selenio, cromo, magnesio, hierro.

Fruta de Estación
Ya sea manzana, naranja u otra fruta de nuestra elección pelada y trozada.

La Preparación
La noche anterior vertimos en un recipiente que puede ser un vaso o taza (con capacidad para al menos 250 Cm3): la espirulina, el polen, la levadura y las semillas de chia. Agregamos kefir hasta que el vaso este lleno al 80% de su volumen. Luego revolvemos durante tres minutos. Si no revolvemos correctamente y durante el tiempo indicado, la chia se apelmazará y luego será difícil que tenga una consistencia fluida.

Sobre la parte superior del vaso, colocamos una tapa que impida el ingreso de bichitos y otro tipo de fauna, que durante la noche podrían visitar nuestro futuro desayuno. Dejamos el vaso a temperatura ambiente en un lugar templado de nuestra casa.

En otro vaso, ponemos las nueces y las semillas de girasol peladas con agua. Durante la noche se hidratarán y exudarán ciertas sustancias que no son nutritivas.



Al despertarnos por la mañana, enjuagamos las semillas y nueces dentro de un colador bajo un fuerte chorro de agua. Una vez escurridas se colocan en un plato hondo y sobre ellas se agrega la fruta trozada, el contenido del vaso con polen, levadura, chia, espirulina y kefir. Se añade la melaza y se mezcla todo bien. Misión cumplida. Hemos empezado el día con el pie derecho.

Si obtener polen fresco congelado o algún otro ingrediente te resulta complicado, por favor consultanos.





NEWSLETTERS ANTERIORES
¿Te perdiste un newsletter anterior? ¿Lo borraste accidentalmente? ¡No importa! Si usás un dispositivo móvil (ya sea celular o tablet) podés acceder a las ediciones anteriores haciendo click en http://www.iclaplata.com.ar/movil/newsmovil.html Si utilizás una PC de escritorio te conviene leerlos desde http://www.iclaplata.com.ar/pc/newsleter.html

--
www.iclaplata.com.ar | Contactomessage
--